jueves, febrero 12, 2009

Una especie de asfixia

Es como intentar sacarte un sweater apretado, o por la manga, como el personaje del cuento de Cortázar. Es esa especie de asfixia, de inmovilidad, en los sueños pesados, en los sueños de los sueños, cuando creés que estás despierto y tu cuerpo no reacciona, y querés erguirte y tus sienes arden en un recuerdo. Y te ves como desde afuera (una vez, una amiga me dijo que tu alma sale de su cuerpo cuando te pasa eso). O más bien al revés, atrapado por vos mismo.
Es una rueda que no para de girar pero en el aire, el ruido del camión todos los días, a la misma hora, la voz de tu jefe.

¿Hacia dónde irán las historias tristes?

2 comentarios:

Cuiz dijo...

Es usted un "Espalda contra el techo". Visite este blog y descúbralo http://losespaldacontraeltecho.blogspot.com/.

Abrazo, Ferito

Pelado dijo...

Verse desde afuera es un espanto, nunca es placentero. Pero es necesario, terapéutico, literario, real. Ese el dolor más grande, que es real. Respire, peche y siga. No es una orden, eh.