viernes, marzo 06, 2009

Una noche

Se sentía un poco incómodo, con el cuello demasiado inclinado hacia adelante. La frazada doblada en ocho no estaba resultando todo lo placentera que habían pensado, entonces intentó correrla de ahí abajo de la almohada. Sus brazos se bamboleaban sobre sus espaldas. Era un movimiento que, sin ayuda, resultaba imposible.
Trató de acomodarse, pero la herida en el abdomen lo paralizó. Hizo un gesto de dolor, aunque hubiese gritado, si no fuera por los demás. Miró a un lado y volvió a ver el cartel: "Por favor no escriba ni escupa las paredes".
Cerró los ojos y atravesó el último esfuerzo por sentirse bien.
Después escuchó que las luces del hospital se apagaban. Que solo quedaba un grito flotando por ahí. Y el ruido del ventilador girando lentamente.

4 comentarios:

Ø dijo...

Lo del ruido del ventilador es una imagen tremenda.

Y el nuevo diseño tiene onda.

El otro día pensaba por qué cada vez que uno postea lo hace para decir algo bueno. No existe el post "la verdad es que tal cosa es una mierda".

¿Será que el blogspot nos "hipocretiza"?


Abrazo.

(Y pienso paranoico: después de ese comentario va a quedar como que quise bardear y no me animé. Pero no. Muy bueno el post).

Fero Soriano dijo...

La vida es una mierda, querido, con o sin blogspot. Para buenas noticias, el Gran Diario, jaja.

abrazo y gracias por dejar lo tuyo acá.

María Laura Bech dijo...

Es una imagen tristemente hospitalaria, pero le encontraste la belleza de lo poético. Disciento con ustedes en que la vida es una mierda, supongo que mientras podemos pensarlo y no sentirnos inmersos en ella, aun estamos a salvo.

Laura Bech

María Laura Bech dijo...

Es una imagen tristemente hospitalaria, pero le encontraste la belleza de lo poético. Disciento con ustedes en que la vida es una mierda, supongo que mientras podemos pensarlo y no sentirnos inmersos en ella, aun estamos a salvo.

Laura Bech