martes, junio 20, 2006

Te miran, luz


Son dos rostros unidos por la historia, dos miradas atraidas por una luz alta, impredecible, en el fondo de un río sagrado lleno de estrellas .
¿Será un viaje hasta las ruinas del recuerdo?
"No, van por un camino que lleva hacia atrás, al lugar donde una vez hubo sonrisas", me habló al oído un niño de arrugas profundas.
Quizá --pensé mientras los veía andar-- busquen el día en que otra bandera, menos inquisitiva, se plante de cara al sol, rindiéndole tributo a su sangre derramada.

(foto tomada en los arlededores del Cusco, abril 06)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no te conocía antes de que descubireras tu vocación. Así que no puedo hablar de tu sensibilidad previa al diario...lo que está claro es que las palabras brotan ahora, y esa cascada es refrescante: aún en la mierda hay belleza, sólo depende de quien mire y quien cuente.
Pablo

Bogus dijo...

Yo te conocía desde antes, pero era un conocimiento sin rostro, sin pelos colgando hasta el cuello. Era un conocimiento previo de algo venidero. Y ese conocimiento existe, y se nota aún más en la pelea o el desacuerdo: sólo después de arruinarlo todo, algo queda. Como un río seco que mágicamente sobrevive gracias a un pequeño hilo de agua.
Dicen que sólo la intención de las palabras por decir pueden alterar el silencio que celosamente guardaban.
Serán palabras, entonces, las que hablen en lo profundo de tu quieto silencio interior.

Sebolla y Queso dijo...

Yo te conoci cuando ya tenias todo decidido, y en realidad no tenias nada decidido. Vos no decidis nada, pero todo depende de vos.
Tenes las armas para lograrlo, lo sabes, ¿lo sabes?

Sabelo. Te lo digo yo que no soy ningun caido del catre.

Gracias Fero. Me ayudas mucho.

memé dijo...

te conocen unos mas que otros. yo no. te estoy conociendo! dandote la posibilidad de ser nuevo. no?
un abrazo.