viernes, abril 13, 2007

Eminencia


Toni Puig, "el gurú de las ciudades", llegó a la Argentina. Clarin.com difundió uno de sus profundos pensamientos sobre nuestra ciudad, que --según él mismo-- adora tanto como a Berlín y Barcelona.

Con una visión deslumbrante, el hombre que transformó a Barcelona en el polo vanguardista de Europa, dijo de Buenos Aires:




El Sitio de la Nada agradece la honestidad del gurú Puig; la verdad, eminencia, no lo sabíamos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Me pregunto... este señor, habra paseado con su bici de Rivadavia para aca (sur) ? Capaz nos ayuda a descubrir algo mas que se nos paso de largo.... digo, nomas.

Pelado dijo...

Toni, cuando vayas a Mar del Plata, vas a hablar de la superpoblación en la Bristol??

ulises beppo dijo...

la pobreza tal vez sea la falta de honestidad.
lo educación tal vez sea la carencia de sentido común.
la seguridad de seguro es la necesidad absurda de sentirnos protegidos por los mismos que nos hacen sentir desprotegidos.
qué curioso, no?!
igual, a puig todo esto no se le ocurrió.
Pobre toni... ¿será primo de Arturo?

ulises beppo dijo...

Radihead es letal, amigos. O te alumbra o te inunda.
Sin medias tintas.
Sin tintas a medias.
Radiohead es abismal, amigos. O te lanza al vacío o te achura como una lanza.
Sin miramientos.
Sin mentiras que mirar. Sin manos que tocar ni corazón que sentir ni latido que purgar ni animales que correr ni lágrimas que desperdiciar ni miniaturas que imaginar.
Todo eso, sí.
Radiohead a veces sucumbe en un reiterativo ritmo "tu-bum/tu-bum"
Y la voz llena de dolor.
Y el llanto del dolor. El llanto del dolor, ¿saben lo qué es eso? Más abajo, por favor.
Más abajo, por favor.
Una pregunta sin respuesta: ¿hay maneras concretas de mirar el mundo sin que el mundo nos observe?
Una respuesta que no tiene pregunta: "no sé".
Otra de ésas: "Qué se yo".
Una más: "Te amo".

He dicho.

PD: ulises beppo descansa desparramado en una terraza de por ahí. Hay un cenicero, marihuana, anteojos de sol, agua en un balde (las patas adentro) y una premisa: "Vivir no tiene sentido cuando Radiohead no está en tu cabeza". Ulises se levanta y va en busca del discman. "Hay mucha música que escuchar", se dice a sí mismo y baja las escaleras en busca de no sé, pero qué se yo si lo ama o no.